Post - Título oculto

Descubre el poder del copywriting o cómo lograr que tus clientes digan “sí” a todas tus ofertas

¿Qué es el copywriting y cómo puede ayudar a tu negocio?

Estás buscando piso y te pasas el día viendo anuncios en Idealista. Visitas decenas de casas. Algunas están bien, pero no terminan de hacer “clic” contigo. Hasta que, de repente, ves LA CASA. Nada más entrar por la puerta, ya sabes que es lo que estabas buscando.

Esta es la sensación que busca el copywriting. Que cuando un cliente potencial llegue a tu web, tenga claro que está en el sitio correcto y piense “Sí, esto es lo que necesito”.

Lo que vas a encontrar en este artículo:

La razón por la que muchas marcas pasan desapercibidas

Si tienes algo que vender por internet, está claro que tu prioridad es conseguir más clientes. Pero, en contra de lo que puedas pensar, dirigirte a todo el mundo no te va a ayudar a vender más. Más bien al contrario: es el problema.

Una de las reglas de oro del copy es: Si intentas gustarle a todo el mundo, acabarás por no convencer a nadie. 

Da igual si intentas vender una casa de campo con chimenea o un pequeño apartamento en Malasaña. Siempre habrá alguien que está buscando justo eso. 

El problema sería que trates de convencer a una familia de 5 de alquilar un piso de 40 m2. Sería una pérdida de tiempo, ¿verdad? 

En internet sucede lo mismo. Hay muchas personas buscando productos y servicios y muchas marcas intentando vender. El copywriting existe para acercar a personas que tienen un problema con las marcas que tienen la solución

En otras palabras, se trata de que, cuando un cliente potencial te encuentre, tenga claro en pocos segundos que eres la persona adecuada para ayudarle.

Entonces, ¿qué es el copywriting?

¿Sabías que solo tienes seis segundos para llamar la atención en internet? Y en redes sociales aún menos… Por eso cada palabra que publicas cuenta. Porque puede ser la diferencia entre que el lector quiera saber más o se marche para siempre.

En esto consiste el copywriting: elegir las mejores palabras para que tu web, tus redes sociales y tus anuncios atrapen la atención de tus clientes y se queden hasta el final

Se trata de demostrar que entiendes sus problemas y sabes cómo resolverlos. En otras palabras, el objetivo de cualquier copy es dejar tan claro el valor de lo que haces por tus clientes, que no les quede más remedio que comprar lo que vendes.

La materia prima del copy, el punto de dolor

Tus clientes no compran tus productos o servicios para hacerte un favor. Lo compran porque hace su vida más fácil de alguna manera. La misión del copy es encontrar esa frustración o punto de dolor que tus productos resuelven y recordarle a tus clientes potenciales que existe una solución. 

Por eso, si eres capaz de responder a esta pregunta, estarás mucho más cerca de aumentar tus ventas online:

¿Cuál es el problema o dolor que resuelve tu producto o servicio?

Si, por ejemplo, vendes sesiones de coaching para personas que buscan un cambio en su carrera, el punto de dolor puede ser la frustración que sienten en este momento.

El copy puede ayudarles a visualizar cómo sería atreverse a tomar las riendas de la situación. Fíjate en el copy de este anuncio:

“Despide a tu jefe” ¿Te das cuenta de cómo habla a personas que estén en una situación muy concreta y llama su atención?

Sobre ese punto de dolor se construye el trabajo del copy, que tiene que mostrar a los potenciales clientes:

  • lo que están dejando de conseguir por tener ese problema
  • cuál es la solución
  • los beneficios de pasar a la acción
  • lo que pueden perder si no dan el paso
  • lo que esa marca en concreto les ofrece (y nadie más puede copiar)

La navaja suiza del copy: la fórmula AIDA

Ahora ya sabes que existen técnicas de escritura persuasiva para conseguir que tus clientes potenciales se fijen en ti. Y tal vez te preguntes cuáles son y cómo las puedes aplicar a tu negocio.

Hoy voy a compartir contigo una de mis favoritas. La fórmula AIDA, un clásico de la publicidad que es un acrónimo de atención, interés, deseo y acción.

Siempre que he aplicado esta fórmula he mejorado los resultados de cualquier texto, ya sea una página de ventas, un email o un anuncio en redes sociales, así que toma nota de los pasos. 

  • Captar la atención. Es el punto más difícil y en el que debes esforzarte más. Se trata de escribir un título que frene en seco a tu cliente potencial y despierte su curiosidad.
  • Despertar el interés: ya has llamado su atención y piensa que tal vez le interesa lo que vas a contar. Demuéstrale que es así. Describe la situación en la que esa persona se encuentra para que se sienta identificada y quiera saber más.
  • Activar el deseo: ya le has convencido de que entiendes sus problemas. Ahora es el momento de hablarle de las soluciones. Tu objetivo en esta fase es conseguir que el lector se imagine cómo sería deshacerse de ese problema que le está atormentando. 
  • Acción: no dejes el trato sin cerrar. Tienes que indicarle cuál es el siguiente paso: que haga clic, rellene un formulario o añada al carrito.

La forma más efectiva de hacerte un hueco en internet para vender tus productos

Sabes que lo que vendes puede ayudar a muchas personas. Por eso lo pusiste en marcha. Pero, ¿cómo puedes destacar entre la multitud de ofertas que hay en internet?

Apenas tienes tiempo para ponerte al día en temas de marketing digital, la competencia no para de crecer y, por si fuera poco, cada vez prestamos menos atención a los mensajes publicitarios.

No te voy a mentir, hacerse ver puede llegar a ser complicado. Pero hay una forma de hacerse un hueco en el mercado. Presta atención, la solución pasa por:

  • mostrar un mensaje específico
  • a la persona adecuada
  • en el mejor momento posible

Lo que quiero que entiendas es que lanzar mensajes sin un objetivo y sin conocer bien a tu público es matar moscas a cañonazos.

La única forma de vender por internet sin invertir miles de euros en publicidad es:

localizar a la persona que necesita urgentemente lo que  vendes y llamar su atención.

La pregunta que tienes que hacerte antes de sentarte a escribir

Te pongo un ejemplo. Imagínate que hace unos meses que has adoptado a tu primer perro. No tienes ni idea de cómo educarlo y en las últimas semanas su comportamiento está empeorando. 

Si en ese momento de tu vida aparece un adiestrador en tus redes sociales, describe el problema que estás teniendo y te regala una sesión de adiestramiento para tu perro, tendrá toda tu atención. 

Si además, la clase es súper útil y el adiestrador es capaz de mostrar todo lo que puede llegar a enseñarte si trabajas con él, es probable que compres un bono de sesiones antes incluso de que te las intente vender.

Por eso el copywriting siempre tiene en cuenta a quién te vas a dirigir en cada momento y cuánto sabe sobre lo que vendes. No tiene nada que ver el mensaje que lanzas a alguien que no te conoce ni sabe a qué te dedicas con el que muestras a un cliente recurrente. 

La próxima vez que vayas a escribir un anuncio, pregúntate:

¿cuánto sabe esta persona sobre lo que le voy a contar?

Lo que no es copywriting

El copywriting no es improvisación. No se trata de sacar una varita mágica y dar con las palabras más originales. Sino de entender el problema que resuelve un determinado producto y encontrar la fórmula más efectiva para venderlo.

Es una técnica de escritura persuasiva que está orientada a conseguir resultados. De hecho, una parte importante del copy es medir para confirmar si esas palabras están siendo efectivas. Por muy divertidas o creativas que te parezcan, si no están vendiendo, no sirven.

Muchas personas tienen la idea equivocada de que un copywriter pasa la mayor parte de su tiempo escribiendo. Y esto no es cierto. Los copys dedicamos nuestro tiempo a:

  • Investigar (40%): la marca, la competencia, los clientes, los productos y servicios.
  • Escribir (30%)
  • Editar (30%): ajustar el tono, el estilo y, sobre todo, la eficacia del mensaje. ¿Funciona? ¿Es creíble? ¿Es convincente? ¿Se dirige a un público concreto? ¿Expresa una propuesta de valor única? ¿Explica qué diferencia a esta marca de la competencia? ¿Deja claro lo que el cliente puede perder si no da el siguiente paso?

Lo maravilloso del copywriting es que te permite concentrar toda esa información en unas pocas palabras. ¿Te imaginas poder transmitir todo esto a tus clientes en un puñado de frases? Ahora ya sabes que existe una forma de hacerlo.

Si te has quedado con alguna duda, te leo en los comentarios. 🔽

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
2 comentarios

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



¿No sabes por dónde empezar a mejorar tus textos? Descarga gratis mi checklist 7 errores en tus textos que te hacen perder clientes.