Post - Título oculto

El ingrediente que le falta a tus textos para hacerlos más atractivos, escaneables y fáciles de leer

Estás buscando una receta en Google, abres la primera búsqueda y es un tocho de texto sin un solo salto de línea. ¿Qué haces? Si eres como el resto de los internautas, cierras la pestaña y abres la siguiente respuesta. 

Cuando un usuario navega por internet quiere escanear con rapidez el contenido para ver si tiene la información que está buscando. Y, si es así, tal vez se detenga unos minutos a leer. 

Tus clientes potenciales hacen lo mismo con tu web y con tus contenidos. Por eso tus textos tienen que ser agradables a la vista y fáciles de escanear. Es tu forma de decirle al lector: “Ey, esto es lo que vas a encontrar aquí. Si te interesa, sigue leyendo”.

Lo que vas a encontrar en este artículo:

La verdadera razón por la que no te prestan atención en internet

Me encuentro con muchas personas que creen que no vale la pena esforzarse en la creación de contenidos porque “nadie lee en internet”.

Si es tu caso, te hago una pregunta: ¿tu audiencia no valora tus textos o eres tú el que no les da la importancia que merecen?

Piénsalo

Si no estás creando contenido que valga la pena consumir, no le dejas más remedio a tu audiencia que pasar por alto lo que publicas. Porque atrapar la atención de un lector no es fácil si tienes que competir con el estreno de Patria en HBO. 

Por eso tienes que pensar en tu audiencia antes de sentarte a escribir. ¿Por qué les interesa este tema? ¿Cómo puedes llamar su atención? Y, sobre todo, ¿cómo se lo puedes contar para que le resulte más agradable?

Lo que un nuevo visitante quiere saber cuando llega a tu blog

Cuando un nuevo lector llega a tu blog solo tiene una pregunta en mente: “¿hay algo aquí para mí?”.

Para encontrar la respuesta a esta pregunta, irá repasando tus artículos en busca de pistas en los títulos, los listados de viñetas, las imágenes…

Tienes que ponérselo fácil y permitir que tus lectores puedan escanear rápidamente tus textos en busca de aquello que de verdad les interesa. Una vez que se hayan fijado en ti, prestarán más atención a lo que publiques

Lo aprendiste en la universidad, pero es un error que te hace perder el interés de tus lectores

En la universidad, ¿a ti también te enseñaron a escribir ensayos con párrafos de 20 líneas? La mayoría hemos pasado por ahí. Pero, piénsalo, a tu audiencia no le pagan un salario por leer lo que escribes. 

Tus palabras tienen que ser más sexis que Facebook, así que los trucos que te servían con el profesor, no te sirven con tus clientes. Piensa que cuanto más largas sean tus frases y más complicadas tus palabras, más tarda el lector en comprender lo que intentas decirle.

Lo último que le puedes pedir a un cliente potencial es esfuerzo para entender lo que le quieres decir.

Otro vicio en la escritura al que decir adiós si quieres que tus textos sean más atractivos

De tu época de estudiante también recordarás tener que completar un examen que no te habías preparado. Y, tal vez, se te haya quedado la mala costumbre de usar palabras de relleno para que parezca que sabes más. 

Olvídate de escribir frases al tuntún solo para rellenar el espacio de tus publicaciones. Cada palabra que publiques tiene merecer estar ahí. En internet casi siempre menos es más:

  • Escribe párrafos cortos, con menos de tres o cuatro frases.
  • Acorta también tus frases. Aunque de vez en cuando puedas saltarte esta pauta para darle ritmo a tus textos, no debes escribir frases de más de 20 o 25 palabras. 
  • Elige palabras que tu audiencia pueda entender fácilmente. Evita palabras complejas o tecnicismos que solo se usan en tu gremio. 

Internet no es el cole y tus textos no van de lo listo que eres, sino de lo que tu audiencia necesita saber para valorar tu negocio.

Checklist para mejorar la legibilidad de tus textos y meterte al lector en el bolsillo

  • Usa listas con bullets (sí, como esta).
  • Destaca la idea más importante al principio del texto y de cada frase.
  • Resalta las ideas principales con negrita.
  • Usa títulos en el interior del texto. Además de darle un respiro al lector, estarás ayudando a Google a entender de qué va tu texto.
  • Añade imágenes, infografías, esquemas, ilustraciones… Lo que se te ocurra. 
  • Deja espacios en blanco para dar sensación de amplitud.
  • Elimina todo lo que no aporte valor.

Hazlo sexi para Google

Google necesita que encontremos a la primera lo que estamos buscando. Y así evitar la tentación de acabar usando otro buscador.  

Esa es la razón por la que todos lo usamos. Y por eso tienes que posicionar tus publicaciones entre las primeras respuestas. Porque, ¿de qué sirve hacer el mejor contenido si nadie lo ve?  

La buena noticia es que muchas de las fórmulas que mejoran la legibilidad de un texto también ayudan a su posicionamiento. Solo tienes que añadir a la ecuación un ingrediente mágico: palabras clave.

Toma nota de todos los sitios en los que deberías colocar tu grupo de palabras clave para cada contenido:

Dos herramientas gratuitas para comprobar cómo de atractivos son tus textos

Lorca Editor

Es una herramienta gratuita que te da un diagnóstico gramatical, ortográfico y de estilo de tus textos. También presta mucha importancia a la legibilidad del texto y especifica:

  • el tiempo que se tarda en leer
  • el número de palabras y frases
  • la cantidad de adverbios (ya que no es aconsejable abusar de ellos)
  • la cantidad de frases pasivas (le restan fuerza a tus textos)

Yoast SEO

Es un plugin gratuito de WordPress que te recomiendo instalar cuanto antes (si es que no lo tienes ya). Te da información muy útil sobre cómo optimizar tu texto para que aparezca mejor posicionado en Google. 

Además, tiene un apartado de legibilidad, ya que es uno de los factores que los buscadores tienen en cuenta para valorar tus contenidos. 

Este plugin analiza:

  • La longitud de las frases (considera que son demasiado largas a partir de 20 palabras)
  • La longitud de los párrafos (si pasa de las 150 palabras, es mejor dividirlo en dos)
  • Los títulos del interior del artículo (es muy recomendable incluir palabras clave para darle pistas a Google sobre el contenido)
  • El uso de transiciones (son importantes para llevar al lector de un tema a otro sin perder su atención).
  • La voz pasiva (si la utilizas demasiado, puede romper el ritmo de tu texto)

Ahora te toca a ti

Abre tu web en una nueva pestaña y saca la lupa. ¿Cuántos textos parecen un mazacote al que no hay por dónde meterle mano? Utiliza los recursos que has aprendido en este artículo para hacerlos más atractivos. 

¿Tienes alguna duda? ¿Algún truco que yo no conozca? Te leo en los comentarios. ⬇️

Share on linkedin
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Los campos obligatorios están marcados como *



¿No sabes por dónde empezar a mejorar tus textos? Descarga gratis mi checklist 7 errores en tus textos que te hacen perder clientes.